La culpa es de los humanos que sueltan estos peces dorados en el lago, cuando deberían ser mascotas.