Las consecuencias de los entornos ambientales en la obesidad infantil fue observada por investigadores en España.