Nuestra alimentación puede influir en el tratamiento de ciertas enfermedades