Se filtraron unas 8.460 millones de contraseñas, la mayor en toda la historia.