Los componentes que posiblemente existan en Marte se buscan con la ayuda del rover Curiosity.