Localizar de donde vienen las FRB es una de las grandes hazañas que persigue la NASA desde su primera detección.