Los hallazgos se dieron en Loch Torridon en Escocia, reservorio de impresionantes y prehistóricos descubrimientos.