Pasó de «cuidar a la comunidad» a ser un instrumento de oprobio contra las clases más desfavorecidas.