Han pasado seis décadas desde que los seres humanos visitamos el espacio por primera vez