Xiaomi logra con los cables de iPhone lo que nunca ha podido solucionar la empresa de Cupertino. Además, lo hace a un menor precio.