Lograron identificar este comportamiento en el pulpo después de reiteradas observaciones a sus pupilas y colores de piel.