Quienes sufren demencia posiblemente tengan otra óptica de la forma en que ven los entornos a los que mayormente estaban acostumbrados.