La NASA ha impulsado el análisis del presupuesto de energía de la Tierra, determinando cuánto influyen los seres humanos en su desgaste.