La familia g de los Motorola es sinónimo de calidad en los equipos. Superan a los E y se ubican en el tope de la marca.