El canto de los pájaros, el agua goteando o en general la naturaleza, tiene una incidencia en los niveles de estrés de la gente.