Aunque es normal, en general nos resulta molesto, a menos que podamos dormir una siesta después de comer