El descanso laboral, durante al menos cinco minutos al día , hace que se recarguen las energías y el desempeño sea favorable.