El problema de los testículos que no bajan hacia el escroto, cuando nacen los bebés, podría estar relacionado con la contaminación.