El agua de Marte, de la que hay evidencias que existió, es uno de los grandes misterios de la astronomía y ciencia en general.