Rusia ataca a las vacunas de Pfizer y Moderna para que la Sputnik-V gane más espacios en la lucha contra el coronavirus. De acuerdo con el Wall Street Journal lo hace a través de una campaña de desinformación.

El diario cita a funcionarios del Departamento de Estado norteamericano.

Medios como New Eastern Outlook, News Front, Oriental Review y Rebel Inside son los utilizados para difundir falsedades sobre las vacunas norteamericanas. Según estos medios, la entrega de ARN, base de las vacunas norteamericanas, es “una tecnología experimental radical”, peligrosa y menos efectiva.

Vacunas coronavirus.

Los cuatro sitios están directamente vinculados a agencias rusas como el Servicio Federal de Seguridad (FSB) y el Servicio de Inteligencia Extranjera (SVR). Además del WSJ, la CNN también confirmó la información del Departamento de Estado.

“Todos estos sitios varían en su alcance, tono y audiencia, pero todos están difundiendo propaganda rusa y desinformación”, señaló el funcionario no identificado. “El hallazgo por parte del Departamento de Estado de un vínculo entre estos sitios y la inteligencia rusa es el resultado de una conclusión interinstitucional conjunta”.

 

Gobierno de EE UU: Estas vacunas son seguras

Este lunes, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, habló sobre el tema.

“Podemos reiterar que lucharemos con todas las herramientas que tengamos”, apuntó. “Estamos familiarizados con el enfoque y las tácticas de los esfuerzos rusos de desinformación”.

“Estas vacunas son seguras, han sido aprobadas por la FDA (Administración de medicamentos de Estados Unidos). Tenemos expertos en salud y médicos transmitiendo eso a cada paso, y buscaremos maneras de combatir la desinformación”, añadió.

Vacunas Pfizer.

Desde el Kremlin se negó la información norteamericana. “Es una tontería”, consideró el portavoz, Dmitry Peskov. “Los servicios especiales rusos no tienen nada que ver con ninguna crítica contra las vacunas”.

¿Qué dicen específicamente sobre las vacuna de Pfizer y Moderna? El News Front señala que al utilizarla “(es alto) el riesgo de que una persona pueda contraer la parálisis de Bell. En ella, los músculos faciales están paralizados”.

Mientras que Pfizer se defendió con el aval de los organismos reguladores estatales, Moderna no emitió declaraciones al WSJ.

La Sputnik-V rusa es difundida en países como Argentina, Argelia y Bielorrusia. También Emiratos Árabes, Paraguay y Venezuela, además de Rusia.