La llegada de la misión Perseverance a Marte es apenas un paso más, sin duda importante, en el objetivo de la NASA. No es solo llegar, sino estudiar, recoger y volver a la Tierra para mayores estudios.

Esta semana la NASA tomó una nueva decisión: cuál es la empresa encargada de traer las muestras de rocas marcianas a la Tierra. El contrato lo logró Northrop Grumman Systems, según anunció la agencia norteamericana.

Así sería la misión de la NASA y Northrop Grumman en Marte.

Fundada en 1994, Northrop Grumman es la cuarta mayor contratista de defensa militar de Estados Unidos. Es dirigida por Ronald Sugar, Wesley G. Bush y Kathy Warden.

El contrato otorgado por la NASA se denomina Sistema de Propulsión al Ascenso de Marte (MAPS). Los trabajos comenzarían dentro de 14 meses, según las estimaciones de la agencia estadounidense.

 

NASA: Detalles de la Misión de Retorno desde Marte

La Misión de Retorno desde Marte (MSR) consiste en el envío de dos naves espaciales a Marte. Una aterrizará en el planeta, se reunirá con el rover de Perseverance y tomará las muestras, que estarán en tubos dentro del vehículo. Mientras, la otra nave esperará a la primera en la órbita, para llevar la carga a la Tierra.

De acuerdo con el plan original, el envío desde nuestro planeta se realizaría en 2026, arribando en 2028 a Marte y retornando a la Tierra en 2031. Hasta ahora se desconoce si se apegarán a la planificación, pero luce difícil.

Espacio: El Tianwen-1 envía nuevas fotos de Marte y son espectaculares

Espacio: El Tianwen-1 envía nuevas fotos de Marte y son espectaculares

Tres nuevas imágenes de Marte fueron difundidas por la Administración Espacial Nacional de China, tomadas por el Tianwen-1, dos en blanco y negro y una a todo color.

El contrato de Northrop Grumman asciende a los 84.5 millones de dólares.

“Traer muestras de Marte de vuelta a la Tierra permitirá a los científicos de todo el mundo examinar los especímenes”, señala la NASA en el comunicado. “(Los científicos) utilizarán instrumentos sofisticados demasiado grandes y complejos para enviarlos a Marte”.

“(También) permitirá a las generaciones futuras estudiarlos utilizando tecnología aún no disponible”, agregó.