Edvard Munch fue un pintor noruego cuya obra más reconocida es El Grito. “Y oí que un grito interminable atravesaba la naturaleza…”, escribió en su diario, antes de plasmarla.

De El Grito (1893), Munch pintó cuatro versiones. Sin embargo, hay una que es totalmente especial, pues cuenta con un mensaje oculto.

Este mensaje, aunque se sabía que existía desde 1904, es analizado a la luz de las nuevas tecnologías. ¿Qué es lo que dice?

Escrito encontrado en el cuadro El Grito, de Edvard Munch.

“¡Podría haber sido pintado por un loco!”, es lo escrito con pequeñísimas letras, en la esquina superior izquierda de la pintura. De acuerdo con los expertos del Museo Nacional de Noruega, las letras son del mismísimo Munch.

 

La vida de Edvard Munch

El pintor noruego tuvo una dura vida. Perdió a su madre y a una hermana a temprana edad, víctimas de la tuberculosis. Quedó al cuidado de su padre, una persona con una personalidad excesivamente religiosa.

Munch buscaba plasmar en sus obras la naturaleza de los sentimientos. Así como pintó El Grito en 1893, también creó Melancolía, Muerte de un bohemio, Amantes y El beso.

El Grito

Thierry Ford, conservador de pinturas del Museo Nacional de Noruega, develó cómo se analizó la inscripción hallada.

“Ha sido muy difícil de interpretar. A través de un microscopio, se puede ver que las líneas de lápiz están físicamente en la parte superior de la pintura. Se escribió después de que la pintura fue terminada”, señaló Ford.

Los expertos tomaron fotografías infrarrojas de la pintura. Debido al escaneo, el carbono de las marcas del lápiz se ve más claro. Compararon la letra con la del artista en sus diarios y, efectivamente, es suya.

 

El Grito: ¿Por qué escribió Munch la nota justo encima del cuadro?

“La teoría es que Munch escribió esto después de escuchar el juicio de un estudiante de medicina, Johan Scharffenberg, acerca de la salud del pintor”, explica Mai Britt Guleng, curadora del museo. “Es razonable suponer que lo hizo muy poco después”.

Edvard Munch

“La inscripción se puede leer como un comentario irónico, pero al mismo tiempo como una expresión de la vulnerabilidad del artista”.

Munch murió en total soledad en 1944, a los 80 años.