El estudio sugiere que los enfrentamientos tenían como objetivo establecer superioridad con fines de apareamiento.