Estos usuarios podrán hacer una solicitud a Google para la retirada de imágenes con la ayuda de sus padres o tutores.