Es lo más cercano a un dragón volador que la Tierra ha tenido.