A pesar de todo, todavía no estamos a tiempo para mitigarlos y evitar que la situación empeore en las próximas décadas