Lo escribió el IPCC, perteneciente a las Naciones Unidas.