Delfines y ballenas nacen con un sistema respiratorio más parecido al de un mamífero y durante su crecimiento va evolucionando.