Sirve para que futuras misiones extraigan muestras y así comprender la evolución de la Luna y otros planetas en el sistema solar.