La Estación Espacial Internacional (ISS) perdió su orientación unos 540 grados.