Tendríamos que agradecer a los microbios y a la duración del día.