Las galaxias «mueren» mientras eyectan gas de su interior. Sin embargo, hay un comportamiento que nunca antes habían detectado.