Antes de la tragedia del 2010 había pasado 400 años inactivo. Está ubicado en el «anillo de fuego» del Pacífico.