Los científicos centraron el estudio en los consumos exagerados del café