Astrónomos del ESO detectaron la formación lunar a 370 años luz de distancia.