Nuestro cerebro es fascinante, empezando porque es el único órgano que se estudia a sí mismo