Vegeta, por primera vez en la historia de Dragon Ball, marca un camino diferente al de Goku.