«Herramientas de este calibre y con este nivel de secretismo en manos de gobiernos autoritarios atentan contra principios democráticos clave de nuestras sociedades, incluso fuera de la órbita digital».