Hasta hace poco pensábamos que las grandes selvas ayudaban a revertir el cambio climático, pero ya no es así