Las células cerebrales rompen ambas cadenas de ADN, explican los científicos.