La banca privada es la más interesada en impulsar estos cambios en la plataforma de correos de Google.