El consumo ilegal de electricidad habría ascendido a 250 mil dólares mensuales.