Desarrollaron un algoritmo que permite algo que se llama «impactos seguros»