El sentenciado tendrá que pagar, además, más de 16 millones de dólares.