A través de los Goomics, Manu Cornet fue un duro crítico de Google. Aunque siempre expresó que le gustaba su trabajo.