La influencia del Sol en los planetas va más allá de la gravedad