Kepler se desactivó en el 2018, pero sus datos sobre planetas y estrellas masivas siguen siendo analizados.