La nueva especie no tiene nada que ver con la radicación del accidente nuclear. Pero la tragedia de Fukushima hizo que se encontraran.