Microsoft tuvo la terrible idea durante un tiempo de comercializar un retrete portable con conexión a Internet. No es una broma, de verdad.