No caen todos los días en la Tierra, pero sus visitas son menos raras de lo que pensamos